Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

Pajarillos

 

Navalcarnero os acoge
en Iglesias y tejados
ermitas, casas de adobe
con ladrillos amasados
color rojizo y azufre.

Y gorjeáis en la lucha
que Vida parca os concede
mientras el niño os escucha
y la anciana pan os lleve...
porque Cristo siempre os busca.

Y gozáis entre las cañas
saboreando el consuelo
de bandada que no extraña
a pájaro joven o viejo...
"atardeciendo mañanas".

A espera de reencarnar
incógnita del Misterio.
¡Ternura en cañaveral;
campo frondoso y eterno
que aldeano va a labrar!.

Todos juntos: cuerpo-vida,
Mente-alma; ángel-virgen.
Navalcarnero no olvida
la minúscula laringe
que a nuestra Catedral, pía...

Pueblo/campo; plena esfinge,
yendo sol, quedando umbría...

¡repleta de algarabía!

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio