Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

Fuente que acercas al pueblo...

 

Caño en el centro que heredas
hematomas de Astro-sol
formando color-diademas
en gotas, puro crisol
de otros caños que aconsejas...

crezcan hermanos pequeños
sosteniendo individual
mientras emiten gorjeos
que saben acentuar
el Misterio de lo Bello.

Y tu sonido abre ruta
hacia Madrid-Villamanta.
Navalcarnero te culpa
de ser oasis que baña
a los hijos que disfrutan...

de ese saltar, devenir
del "No-fluyo" al "Sí-me-elevo".
Porque en cada resurgir
caño-fuente, das relevo
a nuestro propio partir...

por la sendas de la Vida
destino siempre: Lo Incierto.
Tú, Caño, nos das salida
y nos metes en tu pueblo...
¡nos amas como a María!

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio