Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

Elige buen matrimonio

 

Casarte, ardua tarea
pues antes, has de saber
que tu Dios también espera
y que no debes romper
este vínculo, Primera...

Obligación para ti
de ser fiel a tus principios
y del sexo dirigir
a tu amor que en sacrificio
proyecto quieres abrir.

¿Cómo harás sexualidad?
¿preservativos o DIU?,
¿hijos tras el semental
o sacrificio "del chivo"?.
¿dónde pones tu moral?.

Buscar una solución
exige pareja noble
que estudie, sepa de amor
que la pasión "no la estorbe"
y busque "vida en común".

Creo que sin alto estudio
o moral bien consagrada
no existe "alegre renuncio"
y la ética acuñada
mimbrea cual frágil junco.

Y se pierde fortaleza
para subir a la cima
pues la moral despereza
solo cuando ya prima
fidelidad y pureza.

¡Que misterio es esta Vía
y que pocos la descubren:
no te casas. desvarías,
si te casas... te trasponen
y al final... a Dios no subes!.

Son Gandhi, Isidro un equipo
de Videntes de lo Santo
que vieron un mundo rico
en sus matrimonios castos
y por eso yo os explico:

Que es posible disfrutar
amor de padre y de madre
y también del conyugal
si Dios en tu pecho, arde
y sabes ser fraternal.

Vigila tu matrimonio
y orienta bien el destino
no dejando que el demonio
se introduzca en el camino
con ira y mal testimonio.

¿Cómo compacta pareja?
"uniendo lo espiritual
con tus hijos, "tus orejas"
y tus padres; "tu bondad"
y tus suegros: "por quien rezas".

Plantea esta cuestión:
¿y si muriese tu esposa?
¿preparado está tu amor
para que tú, "poca cosa"
puedas vivir ilusión?...

Con raíz en la familia,
sin aceptar seducción
de otra mujer "que te pía"
para compartir colchón...
que voluntad extravía.

Por eso mientras discurre
el ciclo reproductor
y vuestros niños recurren
a vuestro cálido amor;
sembrad cimiento que dure.

Fortaleciendo virtud
y por penúltimo el sexo.
Crecerá vuestra salud
y serán castos los besos
y daréis a hijos, luz.

Y quedará tiempo blando
que vínculos fortalezca
para si llega el espanto
que el alma os obedezca
aspirando a ser mas santos.

Pues el camino es la siembra
y el amor, el peregrino:
evita echarte la siesta
y busca en cada suspiro
un clima de sana fiesta.

Reposada que se entrega
con íntegra fidelidad;
pues tu mujer "es tu vega"
tú para ella, bondad;
cariño de yerno y suegra.

Y mirad hacia lo Alto
abrazados a los hijos
y amad, admirable canto:
"uno somos, Dios lo dijo,
nuestro idioma; "el esperanto".

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio