Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

A Baltasar Santos, Alcalde

 

 

Es un alcalde sin tiempo
siempre andando en el ahora
porque con gestos da ejemplo
y en cada capilla mora
su alma que es de Cristo, templo.

Y sabiendo que riqueza
crea apegos en el hombre,
quiere humillar su cabeza
con recuerdos que le asombren:
ermitas, cruces...rarezas...

en este Occidente, esclavo
del mágico culto al cuerpo
y de mitos, exaltado:
fama, poder; los dos cepos
que al dinero dan establo...

Y se olvidan de lo simple,
del poder de la ternura,
de la pureza que vive
con la bondad que perdura
si su alma a este mundo sirve.

Navalcarnero se expande,
crece "cáscara de nuez"
y este católico alcalde
sabe que ante Dios, un diez
es rellenar lo mas grande:

 

Saber cumplir Mandamientos,
devoción a la Verdad
para no rajar cimientos
y que llegue oscuridad
a este pueblo...niños...viejos...

que apoyados en adultos
y apretados de la mano
no olvidan ocultos mundos:
¡venid, ángeles lejanos,
queremos a Cristo junto...

a la Santísima Virgen
y a Dios, el Misterio mudo
pues la tristeza ya aflige
a quien no desata nudos
por odio a Cristo que rige..

grande, pequeño, sublime;
feo, torpe, pobre, inculto.
Baltasar, ¡tú sigue firme!.
Rellena el pueblo con bustos
de lo mejor que a Dios sirve...

Imágenes del pasado,
cuadros de la no-violencia.
Son futuro DEL ESTADO
y de España, SU CONCIENCIA
porque Inmortal ES AMADO...

por tu mente, por el cuerpo
ya que aspiras romper velo
de verdades que en el tiempo
brillarán desde los Cielos
en Navalcarnero, pueblo!

"sigue poniendo tu sello"

 

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio