Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

San Isidro Labrador

 

En la grandeza de Dios
las distintas profesiones
son formas donde el Señor
expresa útiles amores
de exultante creación.

El comerciante, artesano
aprendiz o labrador;
la madre que abre la mano,
el lechero, el leñador...
el extraño, si es humano...

puede purgar animal
ofreciendo su trabajo
con ternura y humildad
para que vierta lo Alto
la virtud de la Bondad.

San Isidro, fiel labriego
de joven; puro, inocente;
al dinero, poco apego
sabiendo tiene pendiente
enamorarse del Verbo.

Pues intuye que la Unión
con el Lejano Inmanente
posible es, si el corazón
se abre sincero a la gente
resistiendo frustración.

Y en el hogar de los ricos
quiere dar sentido a Vida,
entre fatiga y suspiros
por encontrar en familia
el encanto de los niños.

Su búsqueda apasionada
integró amor fraternal
ángel-mujer encarnada
con mutua fidelidad
niño-don, "fruta sagrada".

De su justicia manaba
comprensión, misericordia
"comida a pájaros daba"
y atajaba la discordia
con generosa mirada.

Y los ricos y los pobres
salían impresionados
y aunque milagros le sobren
recordemos que sus brazos
araban mientras se acoge...

a Mística meditación
solicitando alegría.
Niño suyo que se ahogó
mas, mientras agua subía
su cuerpo resucitó.

O la hija del señor
feudal del que fue vasallo.
Con lágrimas, regaló
nueva vida a "servil amo",
"misericordia de Dios".

Y le premiaba su Padre
por buscar primero el Reino
con esposa, "amiga-llave"
para sentir todo el tiempo
"fogón de hogar que aún arde"...

en cada humilde familia
cuyo trabajo, con fe
es ofrenda y homilía
a nuestro Cristo, Enmanuel...
"campos de trigo, de viñas".

Navalcarnero, gran pueblo
con raíces labradoras;
aprender de Isidro, siervo
que las buenas, castas obras
no necesitan dinero...

Y que si amor rehacéis
entre familia y amigos
seréis esa nueva mies
que pide Cristo, mendigo
cuando a la Virgen recéis.

Evitar la tentación
de rodear el Misterio
con la vana ostentación.
Yo en silencio, Isidro, quiero
ser como tú, rendición...

a la Gracia que en lo simple
teje virtudes sin cuento.
"Menos vicio, se la urdimbre
del futuro firmamento
cuya luz Divina alumbre".

Asumiste época triste
sin olvidar trascendente.
Hoy la Iglesia te reviste
porque "tu sudor de frente"
regó bondades...quisiste...

seguir Bienaventuranzas;
recoger de tradición
aquellas costumbres santas
Que hoy pide la Religión
aunque el mundo las desplanta...

Pues cultura, involuciona
y el hombre no-se-conoce.
Dame Isidro, tu corona
para que yo la coloque
con pureza a la Madonna...

Que es la Madre Virginal;
Navalcarnero, tú adoras
la esencia de la Santidad...
un Misterio que enamora
y en Isidro...caridad.

Por eso cada pradera
anhela pulso labriego
y de los niños espera
otro Isidro. ¡eres eterno
vividor de primaveras!.

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio