Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

A las cuevas de Navalcarnero


Cuevas de Navalcarnero
fermentáis los mandamientos
saliendo ese vino nuevo:
hermanos, sanos y enfermos
de viñas, fuertes sarmientos.

Donde confluye energía
del buen Dios que cava lento
haciendo bodega fría
donde "el cava" del tormento
sea amor, cruz, su sangría.

 


Y en catecismo, tinaja
deja Escritura, repose
y luego bebes, te abajas
a canilla donde llores
los pecados y te clavan ...

A tierra finita, yerma
herrumbre con humedad
donde te escurres y yerras
mientras procuras amar
suspirando desde cueva.

 


Y por el túnel del tiempo
sótanos de Navalcarnero
come sobrio y curte ejemplo:
"más de dos vasos, un cero
y siempre con alimentos".

Y destierra la ebriedad
donde la mente se ofusca
si quieres ser heredad
de la Virgen que te busca...
¡bebe en vaso de humildad!

Para unirte a lo Divino
gozo mayor que este soma
vendido en botella, vidrio...
y si a la cueva te asomas
no la abandones, bebido.

 

Cada navalcarnereño
es un hijo inmaculado
y ha de poner mucho empeño
en ser padre, bueno, sano
"que coge al toro del cuerno".

Esto es: no envilecer
la tradición y cultura
rememorando el ayer,
amando vida futura..
¡simple comer y beber!

Así hasta la sepultura.

 

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio