Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

A la Ermita de San Roque


Árboles fuertes, contritos
protegidos por el muro
de forja que lleva escrito
aire nutriente, muy puro...
puerta grande, entrada a Cristo.

Luna, goteas candor
alumbrando sombra en noche
y destilas luz de amor
sobre ermita de San Roque
que acoge sueño y dolor.

Y el resplandor que acontece
en tus noches despejadas
es luz que a la Tierra mece
a espera de campanadas
y pajarillos que recen.

En tu ermita, bien dibujas
el costado de este pueblo;
proteges contra las brujas
y ante el instinto altanero
con San roque en "tus agujas"...

que acometió la tarea
de bregar contra Natura
y subir hasta Tu Esfera
el furor con su dulzura,
la campiña y la pradera...


que destila el dúctil mundo,
evolución del Vital
en ese perro "que es tuyo"
porque de Dios "es lagar"
y de Cristo, oriundo.

Pues Jesús, Místico Cuerpo,
abraza en la Eternidad
a San Roque, perro, siervos.
Navalcarnero, heredad,
sigue a Dios en todo tiempo.

Y reposa en esta loma
donde los ángeles tañen
Mandamientos que te imploran:
"a Natura no la dañes,
es de tu cuerpo, la hormona"...

 

pues paciendo Santa Misa;
celebración tan Sagrada,
en este "Templo de brisa",
podrás sentir cada azada
de antepasados, camisa...

de tu duro caminar
entre paz, Gracia concedes
a quien desea pactar
en esta ermita, pesebre
un voto para Tu altar:

"A ti, San Roque, divino
tejedor de caridad,
deseo digas a Cristo
que le ofrezco mi piedad
y mi "Yo" pues se que existo...

para acercar Mandamientos
a mi alma jovencita
y que sean mis cimientos
curar-la-peste-que-excita
a este mundo en sufrimiento".

ROJA ERMITA DE SAN ROQUE,
RECEPTÁCULO DEL SOL;
DE LOS CIELOS, CASTO BLOQUE,
DE LA TIERRA, RUISEÑOR...
SE DE MI PECHO, EL ESTOQUE.

 

 

Anterior  |  Siguiente  |   Inicio