Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

No juzguéis y no seréis juzgados

 

Hay un juicio de post-grado
que teje Misericordia
porque Puro a Dios ha hallado
en Sangre, Sagrada Hostia
a un mundo por El Creado.

Otro juicio discrimina
la bondad de la maldad;
es ascua que pule y lima
y desprende suciedad
para hacer Tierra Divina.

Hay un juicio que confronta
la justicia e injusticia
y este a todos les importa
pues el rencor y discordia
a gente excita y conforta.

Otros juzgan la conducta
realizando seguimiento
de la persona "que insulta"
en ciertos, malos momentos
y luego "a un tiempo disculpan".

Muchos juzgan apariencias
sin conocer los motivos
por tener pobre conciencia
y sí alevosos instintos
o pereza o incontinencia.

Existe el instinto ciego
que se atreve a sojuzgar
y equipara "ángel con ciervo",
"o al hombre con animal",
"o a la madre con el cuervo".

"No juzgar" es "mal juzgar",
tábula rasa, ignorancia;
no saber diferenciar:
"biología, citoplasma
con Ser a evolucionar".

¿Qué quiso decir Jesús
con la frase, "no juzguéis"?.
Tal vez vio desde su Cruz
un mundo de puro gris
y dijo: "amor no piséis".

Por eso, juzga, comprende
pero siempre, con amor
y si a los otros reprendes
acepta, asume dolor
sigue a Dios y llama prende.

Con cautela, mansedumbre
busca gozo en la penuria.
atiza amor, dona lumbre,
Jesús te pone a Su altura
desde Cruz, Vasta Techumbre.

No es oro todo lo que reluce.

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio