Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

Navalcarnero: la humildad de lo vuestro


Creciste, Navalcarnero
política puenteando.
Socialismo a lo primero

y el P.P. ha continuado

cual laborioso remero.

 

Proximidad a Madrid

estimula crecimiento

y así pudiste admitir

de todos, buenos dineros;

lustre arcano a resurgir.

 

Economía boyante

de Europa, gran Imperio,

te invistió, “villa parlante”

impidiendo echarte el freno

y siguiendo hacia delante...


¿a quien debes crecimiento?

¿a todos o a ninguno?;

¿a estrellas del firmamento,

al Señor o al mago tuno?.

¿quién te da vida sin cuento?.

 

La belleza de tu acerbo;

lo social y cultural

son del “Yo”, solo su cuerpo,

reyerta entre el bien y el mal;

a veces, un turbio cepo.

 

Suponte que “progresismo”

sellase “baja moral”

acelerando espejismo

transportando el hombre mal;

sacándole “de sí mismo”.

 


¿de qué sirve bienestar

si se rompen mandamientos?

¿por qué, Señor, tu humildad

nos produce sufrimiento?

¿son tus látigos, no mas?.

 

Navalcarnero, recorres

camino diestro, siniestro.

Peregrino, no acomodes

y lleva humilde “lo Vuestro”;

¡no al Orgullo!,¡Dios te honre!.

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio