Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

Roble, casi resucitas

 

Tronco a Cielo Descubierto,
pueblo de Navalcarnero,
centenario, ahora seco;
frutos carnosos, reflejo
de infatigables labriegos.

Que te ahijaron, perenne,
Madera de Construcción;
savia que a Celtas redimes...
ancestro del corazón;
de Iglesia y Plaza, su urdimbre.

Resistente, duradero,
ahijado de Campiña;
alto, fuerte, "muñonero"
que das silencio a rencillas
y aún sin vida, sigues siervo...

dando sombra, ricos/pobres,
nos llevas en tus adentros.
Roble, apacientas amores
y tu raíz, mandamiento
ideal planta en cada hombre.

Y en tu fuerza hay humildad
pasión por hollar la Cumbre;
Tronco, vives en la paz...
¡avivarías la lumbre
sacrificado en altar!.

"Tuyo es el Cielo que espera
sublimarte en el recuerdo.
Roble-manso, eres candela
Y en cada lugar del pueblo
¡te besan niños y abuelas!


 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio