Anterior  |  Siguiente  |  Inicio

 

A Jesús Casas, artista


Jesús Casas, la mesura:

“el trabajo es lo mejor”

sabiendo que “tierra es dura”.

A hortelano, agricultor

bendecían tus pinturas.

 

Y ofrecías tus consejos

al cazador, jugador:

no hagáis oficio “de eso”,

pues hacer hombre mejor

a cotidiano es dar besos.

 

Contemplaste el espacio;

alma grande en el mirar:

paisajes, fuentes y campos

plazuelas, lo popular

con tu estilo y tus pintados

 

Y las técnicas: el lienzo

acuarela o el mural

cartulina, óleo, silencio;

la madera y el mirar

a tus propios sentimientos.

 

Tu persona inconfundible

“ese vamos conociendo”;

restaurando lo visible:

entre Guadarrama y Gredos,

Navalcarnero, fusible..


Que te encendió la mirada

viendo divino en los mozos

portando en hombro su azada,

mulas, tractores, los pozos...

tierra rica en pan...galdarras.

 

Trabajos piden aguante

en carácter de aldeano.

tú, Jesús, ibas delante

con el pincel en la mano

plasmando recios talantes.

 

Y por eco bien visible

campanario, “cruz al cielo”,

martilleo tan audible

al corazón centenario

de hombres, campos del concejo.

 

Bronce viejo, azul en nube,

matiz gris de atardecer.

Lejanía y calma sube

por Jesús Casas, que ayer

futuro creó, constumbres...

 

que cristalizan verdades,

pilares de este progreso.

A Cristo haces homenaje

y “tus Casas” dicen, “quiero”

retratar peregrinaje...

 

 

 


de tanta escena entrañable,

esencia de observador

donde cada personaje

mulo, perro o ruiseñor

dan silencioso lenguaje...

 

surcos, espigas, oficios

con emoción retratados:

Ermita de San Isidro,

monjas, San Roque, los patios

posadas, murales, quicios...

 

todos cuadros del Señor,

atrio donde pintas hijos.

Navalcarnero, tu amor

y tu estatua, sitial fijo

junto a Parroquia Asunción.

 

Pues tu alma, ideal tuvo,

cada poniente de tu arte

expresa misterio crudo:

esfuerzo del hombre “de antes”

que da a torres, grito mudo.

 

¡SEA LA VIRGEN, SECANTE

DE TU PINCEL QUE YA PURO

GRABA EN NOSOTROS AL ANGEL

QUE CADA CUADRO RETUVO

EN TUS TORRES TAN DISTANTES...

 

Y ES QUE EN TI SIEMPRE DESCUBRO

ORO DE GRACIA, A QUILATES!

 

Navalcarnero...¡a gozarte!

 

Anterior  |  Siguiente  |  Inicio